En el Ministerio de Defensa velamos por la protección de sus datos personales, utilizamos cookies propias y/o de terceros para mejorar su experiencia de navegación, así como para fines analíticos.

Si pulsa el botón "Aceptar cookies", se considera que acepta su uso. Para más información sobre cómo configurar las cookies, pulse el botón "Política de cookies".

Aceptar cookies Política de cookies

arrow_upward
Daños forestales y teledetección
  •   Copernicus Sentinel Medioambiente

El Ministerio para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico (MITERD), a través de la Dirección General Biodiversidad, Bosques y Lucha contra la Desertificación, ha elaborado y publicado recientemente en su página web el Inventario de Daños Forestales 2020.

Este documento, publicado de forma anual, recopila la información nacional correspondiente al Nivel 1 (el de menor densidad de muestreo) de la Red Europea de Seguimiento de Daños en los Bosques.

La metodología utilizada para este inventario consiste en el análisis anual de una red de parcelas distribuida en una malla de 16 x 16 km. El parámetro que se mide para caracterizar el daño forestal es simplemente la defoliación, categorizada en cuatro clases (nula/ligera/moderada/grave) más el caso "árbol muerto o desaparecido".

Para esta edición, durante el verano de 2020 se han revisado en España 620 parcelas, con una muestra de 14.880 árboles en total. Como el propio informe afirma, "Si bien se pueden considerar datos orientativos, no son extrapolables al conjunto de las masas forestales españolas, al ser la muestra evaluada reducida".

Vemos que este inventario no utiliza datos de teledetección, pero que es evidente que sería muy conveniente poder hacerlo. Pasaríamos entonces de una evaluación puntual, muy precisa pero que necesita una extrapolación intimidante, a una monitorización extensiva, quizás menos precisa pero mucho más completa.

En el informe de 2019 de esta iniciativa a nivel europeo (aquí esta el enlace) sí se menciona la posibilidad de usar teledetección, , pero solo en base a experiencias decepcionantemente parciales.

Y sin embargo todos sabemos que la vigilancia de la defoliación con teledetección lleva años en estudio, y que existe abundante literatura sobre este tema. No hace mucho se publicó un informe de la Comisión Europea denominado Monitoring of forests through remote sensing (https://op.europa.eu/es/publication-detail/-/publication/38567f41-288b-11eb-9d7e-01aa75ed71a1). Este informe concluye que en general, y para la mayoría de los tipos de daños forestales y necesidades de documentarlos, existen soluciones basadas en datos de Observación de la Tierra que son fiables y económicamente rentables, y que podrían ser operacionales a corto plazo. El informe incluye daños mucho más fáciles de evaluar con teledetección como las cortas ilegales o los incendios forestales. Pero desde luego es natural suponer que con adecuada financiación podría llegarse a sistemas que utilizaran productos Sentinel-2 (como la imagen del LAI obtenida con SANP sobre la zona del Valle del Jerte que veis más abajo), Sentinel-1 y otros de teledetección junto a un grupo reducido de datos de campo para monitorizar la defoliación con un error aceptable y una escala espacial satisfactoria.

133.S2-LAI

De momento sin embargo no parece haber proyectos a escala nacional ni a escala europea para implementar tales sistemas. Esta es una de esas ocasiones en que no se entiende fácilmente que la impresionante inversión en el componente espacio de Copernicus no se acompañe de una inversión significativa en desarrollo de aplicaciones que permitan su uso operacional.