imagenMicrositeINTA
arrow_upward
Inicio

 

El INTA cumple 75 años

 

El 21 de mayo de 1942 aparecía en el Boletín Oficial del Estado el decreto de creación del Instituto Nacional de Técnica Aeronáutica. España acababa de salir de una terrible guerra civil y el Mundo seguía envuelto en una guerra no menos terrible. En aquellas circunstancias, el INTA tuvo que suplir las carencias de la débil industria española, con lo que su cometido desbordó desde el primer momento el ámbito de la aeronáutica. Fue un auténtico laboratorio nacional que actuó como Agencia Nacional de Investigación y Control de Calidad para la industria.

El INTA no sólo cumplió a satisfacción aquellas tareas, sino que, muy pronto, cuando las cosas fueron mejorando, se incorporó al naciente campo aeroespacial. De hecho, en 1963, el Instituto pasó a llamarse “de Técnica Aeroespacial”. Ya entonces colaboraba con la NASA, metida de lleno en la carrera del espacio, en la que el INTA se implicó a través de sus técnicos destacados en las estaciones de seguimiento de Gran Canaria y, unos años después, en las de los alrededores de Madrid. La experiencia acumulada en esos años, conociendo de cerca los equipos y los métodos de trabajo de la NASA, permitió al INTA realizar lo que, sin ninguna duda, es un verdadero hito de nuestra historia: el desarrollo del primer satélite español, INTASAT, lanzado al espacio en 1974. Pero antes, en los primeros años 60, el INTA estuvo presente en las reuniones preparatorias de lo que entonces se llamó ESRO, la organización antecesora de la actual Agencia Espacial Europea.

En los años siguientes, cuando, felizmente, ni España ni el Mundo se parecían a lo que habían sido en 1942, el INTA ha seguido trabajando en los sectores más punteros de los campos aeronáutico y aeroespacial. Así, en los primeros 90, al tiempo que se adentra en el campo de los minisatélites, el Instituto se implica en el desarrollo de los aviones no tripulados. Y en los primeros años del nuevo siglo, se crea, en el campus de Torrejón y en colaboración con el CSIC, el Centro de Astrobiología, verdadero centro de vanguardia que está colaborando con la NASA en las misiones a Marte.

El INTA, que empezó siendo aeronáutico y pasó luego a denominarse aeroespacial, se ha abierto recientemente a nuevos campos dentro de su labor esencial de apoyo tecnológico a la Defensa. El INTA actual, tal como muestra su estructura, se ocupa de sistemas Aéreos, Espaciales, Terrestres y Navales, para lo que ha crecido tanto en plantilla como en número y variedad de centros que lo componen, repartidos por toda España.

Al cumplir 75 años de vida podemos sentirnos legítimamente orgullosos de una historia brillante, y agradecidos a quienes nos precedieron y la hicieron posible en el pasado. En este 75º aniversario, además de mostrar ese orgullo legítimo y ese agradecimiento sincero, sólo nos queda revalidar el compromiso del INTA para seguir trabajando al servicio de la sociedad española a través del Ministerio de Defensa.

 

Tte. General Ignacio Azqueta Ortiz, Director General del INTA

 

HISTORIA DEL INTA